¿Cómo guardar cinturones de piel correctamente?
18 ene

¿Cómo guardar cinturones de piel correctamente?

Uno de los errores que solemos cometer a la hora de guardar cinturones de piel es arrojarlos de cualquier forma en el armario. Pensamos que como la calidad es tan elevada, no se van a estropear.

Aunque es cierto que tienen una tolerancia al paso del tiempo, si no guardamos de forma correcta los cinturones de cuero tarde o temprano se terminarán estropeando, bien por presentar pliegues inadecuados o cualquier otro tipo de problema similar.

Queremos ayudarte a evitar que esto pueda llegar a ocurrir y por esta razón hemos preparado una serie de consejos que te van a venir muy bien.

Tips para guardar cinturones de piel de la forma correcta

El gran problema de enrollar cinturones

En lo primero que pensamos cuando tenemos que guardar cinturones de piel (o de cualquier tipo de material) es enrollarlos porque, de esta manera, van a ocupar mucho menos espacio. Además, de esta forma los tendremos a la vista para cuando los tengamos que necesitar.

Sin embargo, esto es un problema ya que iremos marcando los pliegues hasta que puede llegar un momento en el que se deterioren. ¡Olvídate de enrollarlos cinturones!

Puertas del armario

Ha quedado claro que no podemos guardar cinturones de piel enrollándolos. Entonces, ¿cómo lo hacemos? Lo mejor es elegir un sitio en donde colgarlos y que estén siempre lo más estirados posibles.

Uno de estos sitios puede ser la puerta del armario. Para poder aprovechar el sitio, una de las mejores ideas consiste en colocar una pequeña maderita aguantada por ganchos. Luego utilizaremos este soporte para colgar los cinturones.

Una estupenda manera para poder guardarlos de forma perfecta y, a la vez, de tenerlos a mano por si los podemos llegar a necesitar.

Aprovechando el espacio al máximo

Algunas casas tienen un armario muy amplio que se comunica con un pasillo (y, usualmente, este desemboca en el baño). En este caso no hace falta que busquemos un lugar muy concurrido para guardar cinturones de piel, podemos aprovechar la propia pared de enfrente para hacerlo.

Seguiremos el mismo procedimiento que en el paso anterior: colocaremos una pequeña madera cuyo tamaño dependerá de la cantidad de cinturones que vayamos a colgar. De esta manera también los tendremos organizados y no se mezclarán con la ropa.

Espacio en los cajones

Por último, si no tenemos espacio para colocar un percha con apliques para colgar los cinturones, podemos utilizar los cajones para poder guardar cinturones para piel. Ahora bien, esto supone un riesgo porque por mucho que intentemos mantenerlos estirados, es posible que en el momento menos pensado se acaben enrollando (ya sea por abrir los cajones de golpe o por coger uno de forma rápida sin ver la forma que han tomado los demás).

Si no tienes más remedio, ten cuidado con esta técnica.

Y tú, ¿cómo guardas tus cinturones de piel?

 

Contacto