Control de calidad en la piel: cómo asegurar un producto excelente
11 jul

Control de calidad en la piel: cómo asegurar un producto excelente

Al adquirir un artículo de piel, es necesario asegurar la máxima calidad del mismo para garantizar todas sus características y ventajas. La piel de calidad es muy resistente, lo que la hace perfecta para el uso diario (como en artículos como carteras y bolsos). Es muy flexible y elástica, lo que evita tener que cambiarla de forma frecuente manteniéndose durante años como recién comprada. Todo esto, sumado a su versatilidad y su estilo atemporal, hace de la piel el elemento ideal para conformar carteras, monederos y billeteros.

Todas estas propiedades se comprueban mediante exhaustivos ensayos de control de calidad en la piel. Estas pruebas evalúan la calidad del cuero, la resistencia de sus juntas y costuras, la composición del material después de que haya sido tratado... De esta manera, al comprar un artículo de piel de calidad, el cliente puede asegurarse todos los beneficios de este elemento.

Ensayo de frote

Esta prueba determina el comportamiento de la piel ante la fricción de esta contra diferentes elementos. Aquí se tienen en cuenta diversos factores, como el uso posterior que se le va a dar al artículo o el proceso de fabricación del mismo, lo que determina la exigencia del ensayo. Se frota la piel contra distintos materiales de diversas durezas y composiciones químicas, y se comprueba su respuesta. Este es uno de los testeos más importantes en el control de calidad en la piel, ya que asegura su resistencia en el día a día.

En productos de viaje o pequeños artículos de marroquinería, es muy importante asegurar el aguante de las costuras, los pequeños remates metálicos, correas y cierres. Una fabricación conveniente unida a las características intrínsecas que la buena piel tiene de por sí, hace que los artículos tengan la garantía de ser duraderos, resistentes y de muy alta calidad.

Contacto